Llamar a un prospecto a puerta fría tiene el “riesgo” de que te contesten

metodología de ventas Mar 01, 2021

Llamar a un prospecto a puerta fría tiene un “riesgo”.

Que te conteste.

Y allí, necesitarás conseguir explicarle porqué le llamas de manera inteligible, e incluso suficientemente convincente para que acceda a tu petición.

Tienes que pronunciar bien, para que no te pida repetir, lo que te cortaría el ritmo y quizás la seguridad en ti mismo.

Adicionalmente, tendrás que responder a sus posibles objeciones, desde el “no me interesa” al “no tengo tiempo”, expresados de maneras más o menos corteses.

Ah, encima tienes que hacerlo todo con un ton de voz que transmita cercanía y energía a la vez, para que el interlocutor no se aburra y no quiera cortar antes de tiempo.

- ¿Preparado?
- No sé, parecen muchas cosas a la vez... ¿sabes qué? Le escribo un email y listo, contacto hecho.

No todos están cómodos con las llamadas a puerta fría, que sigue siendo en 2020 una competencia indispensable de ventas.

Pero si la preparas y entrenas, no solo podrás conllevarla al principio, sino que llegarás a dominarla.

Porqué la verdad es que no puedes dejar ni un solo canal de contacto sin explotar.

¿Te ha gustado? Sigue #VentaB2BconEkselia