Unos días te siente el rey del mundo, y otros...

#principiosparavendedores #productividad anécdotas Feb 23, 2022

El lunes me sentía el rey del mundo. Formación exitosa, clientes que confirman proyectos, nuevas oportunidades…

Dos días más tarde, el miércoles, me sentía un fracasado. Oportunidades que se caen, o se reducen sensiblemente, prospectos que no contestan, …

En ventas, un día te sientes el rey del mundo, y otro un fracasado

¿Hay algún vendedor que no haya experimentado estos altibajos?

Yo creo que son inevitables. Por cuanto uno se esfuerce en limarlos, son parte de la profesión.

Lo que uno puede hacer es intentar enfocarse más en el proceso y menos en el resultado: yo no puedo controlar si un cliente tiene un mal día, un problema político en su empresa, una urgencia de suministro, o un budget que desvanece, por lo que acaba cambiando de prioridades.

Solo puedo enfocarme en hacer bien lo único que controlo, que es mi proceso de ventas. Lo cual ya es suficientemente complicado…

Es fácil decirlo, pero es difícil ponerlo en práctica… las emociones surgen igual, y controlarlas requiere esfuerzo

¿Mi receta para los días como el miércoles?

1. Reconocer que estoy entrando en un bucle negativo. Y cuando eso pasa, no vale la pena seguir trabajando. Simplemente, las cosas no saldrán adelante porqué la cabeza está en modo "fracasado" y no sabe producir nada bueno. Lo único que podría sacar adelante son tareas administrativas sin valor real
2. Pensar que “mañana será otro día”, como decía Scarlett o’Hara en “Lo que el viento se llevó”. Sabias palabras allí dónde haya
3. Procurar distraerme y sobre todo tener una buena noche de descanso
4. Cuando esté más "calmado", sacar los aprendizajes de lo que no ha funcionado

En mi caso, no todo fue para mal el miércoles.
Decidí dejarlo todo e ir a buscar a mi hija pequeña antes de tiempo. Por fin conseguí verla patinar: ¡¡una maravilla que me devolvió la alegría!!

Y el día siguiente ya me reía de mi miércoles...